Por qué Gustavo Gaviria pudo haber sido el verdadero cerebro detrás del cártel de Medellín

De 1976 a 1993, el Cártel de Medellín gobernó el negocio de la cocaína. En ese momento, ninguna organización criminal en el mundo era tan altamente organizada y de gran alcance en la distribución del narcótico.Mientras que Pablo Escobar es reconocido como el capo del Cártel de Medellín, los expertos en narcóticos estadounidenses y colombianos creen que el primo de Escobar, Gustavo Gaviria, supervisó la exportación de cocaína y la parte financiera del negocio multimillonario del cártel.

Los ex oficiales de la DEA Javier Pena y Scott Murphy, añaden que Gaviria era el verdadero «cerebro del cártel». «El hombre que realmente queríamos  capturar vivo  porque era el verdadero cerebro. Sabía todo sobre los laboratorios, dónde conseguir los productos químicos, las rutas de transporte, los centros de distribución en todo Estados Unidos y Europa», dijo Murphy.

Pena y Murphy lo sabrían. Ambos investigaron  rastrearon el cártel de Medellín en sus últimos años. Una investigación que se dramatiza en los Narcos de Netflix.

Aunque el programa de televisión toma libertades con ciertos hechos, tiene la relación entre Gaviria y Escobar correcta.

Gustavo Gaviria y Pablo Escobar fueron descritos como más cercanos que los hermanos. Nacidos con pocos años de diferencia en 1946 y 1949 respectivamente, habían crecido juntos y eran socios desde el principio.

En 1970, Gaviria y Escobar eran delincuentes  menores. «Siempre buscaban hacer negocios o cometer un crimen para conseguir dinero extra», dijo el hijo de Escobar, Sebastian Marroquin.

Incluso los negocios legítimos se convirtieron en actividades delictivas cuando descubrieron que podían ganar mucho más dinero rápidamente. Vendían lápidas para una compañía, pero encontraron que era más fácil robar lápidas de tumbas y las retenían para pedir un rescate o las reformaban y las revendian.

Sin embargo, los beneficios  no eran lo suficientemente lucrativos, y comenzaron a robar teatros de cine en Medellín, y luego, tapacubos y coches.

Pablo Escobar Con Cártel de Medellín

Pablo Escobar, muy a la derecha,  con un grupo de sus miembros cercanos de la «familia» de Medellín.

A mediados de la década de 1970, comenzaron como traficantes de pequeñas cantidades de contrabando de coca hacia Colombia, donde la refinaron. Luego lo enviaban a los Estados Unidos a través de las llamadas «mulas» o viajeros que contrabandeaban cocaína en su equipaje o tragaban condones llenos de polvo blanco.

En 1976, Escobar y Gaviria fueron arrestados cuando 12 libras de cocaína fueron encontradas escondidas en la rueda de su coche, pero fueron liberados poco después.

A medida que comenzaron a avanzar del contrabando de poca dificultad a una red más sofisticada, se basaron en sus diferentes fortalezas. Escobar era carismático. Sacó mucha lealtad de sus sicarios, que Murphy describe como su «verdadera base de poder». Los que no eran leales intimidaban con la violencia, métodos que lo harían narcoterrorista.
Gaviria, por otro lado, era más uniforme y mucho más fácil de tratar. Mantuvo un perfil bajo, pero mantuvo las ruedas de la organización en marcha.

Pagó todos los sicarios y organizó los pagos de los agentes dentro del gobierno, la policía y el ejército.

Entonces, el experimentado traficante Carlos Lehder les ayudó a mejorar su juego y aumentar significativamente la cantidad de cocaína al volar la al sur de Florida por la carga de aviones. En 1979, los aviones volaron bajo el radar de los Estados Unidos, a través de la isla de las Bahamas de Lehder, Cayo Norman.

No duró. La operación de Lehder se detuvo cuando los funcionarios de las Bahamas lo obligaron a abandonar la isla a principios de la década de 1980. La ruta Colombia-Bahamián-Florida del cártel de Medellín fue terminada.

Gustavo Gaviria siempre encontraba la solución

Las Bahamas fueron abandonadas como ruta y lo suguieron haciendo a travez de  Haití, pais asolado por la pobreza, y tampo via Panamá, camino a la frontera con México, donde los «coyotes» mexicanos la llevaron por tierra a los Estados Unidos. La cocaína también fue lanzada desde el aire frente a las costas de Florida o los pilotos abandonaban sus aviones en el mar y nadaban hacia  los barcos que esperaban.

Gaviria encontró las formas más creativas de contrabandear cocaína transportándola en cargas legítimas, como dentro de televisores y refrigeradores. La cocaína también se mezclaba con productos de países latinoamericanos: pulpa de frutas, cacao, vino y pescado seco. Los pomelos fueron cortados por la mitad y sacados, su pulpa reemplazada por cocaína antes de que las mitades se pegaran de nuevo.

Incluso organizó químicos para eliminar la cocaína de las fibras en jeans azules.

«Pablo [que aparentemente no era bueno en los negocios] estaba más especializado hacer las cosas de manera violenta y Gustavo era bueno en los negocios:  ilegales, por supuesto», según Gustavo Duncan Cruz, profesor de ciencias políticas de la Universidad EAFIT en Medellín.

En la década de 1980, Escobar centró su atención en la política. Quería ser presidente y comenzó a hacerse a una credibilidad con los pobres mediante la construcción de centros deportivos y apoyó programas para ayudar a los colombianos desfavorecitos en Antioquia. En 1982, fue elegido representante suplente de la Cámara por el movimiento Popular Alternativo

«Pasó mucho tiempo en sus campañas politicas y  dejó principalmente a  Gaviria  dirigir el lado empresarial del «negocio», dijo Douglas Farah, un ex periodista que cubrió Escobar en sus últimos años.

Perfil de Gustavo Gaviria

A mediados de la década de 1980, cuando Gaviria supuestamente dirigía el lado comercial de las cosas, el cártel de Medellín alcanzó su apogeo, recaudando 60 millones de dólares por día y había arrinconado el 80 por ciento del suministro de cocaína en los Estados Unidos.

«Gustavo Gaviria tuvo los contactos de todo el mundo para la distribución de cocaína… [El] era el indicado»
El 11 de agosto de 1990, después de meses de búsqueda, las unidades de operaciones especiales de la Policía Nacional de Colombia mataron a Gustavo Gaviria. Tenía 41 años.

La policía afirmó que murió en un tiroteo, pero Pablo Escobar sostuvo que su primo había sido torturado y asesinado.
Mark Bowden, autor de Killing Pablo afirma que «la expresión ‘asesinado en un tiroteo’ se convirtió en un euphemismo [en ese momento]».

Parece poco probable que Gaviria con tanto conocimiento de la operación del cártel sea disparada de plano, por lo que puede haber algo de verdad en la afirmación de Escobar.

La muerte de Gustavo Gaviria puso fin a una tregua con el gobierno colombiano que había sido convocada pocos días antes con la elección de César Gaviria como presidente el 7 de agosto de 1990.

La violencia aumentó cuando Pablo Escobar declaró la guerra al gobierno colombiano. Escobar terminó huyendo, moviéndose entre diferentes casas seguras. El bloque de busqueda lo perseguia afanosamento por toda la ciudad.

Al final, el deseo de Poder de Escobar y ser presidente pudo haber sido su perdición tanto para él como para el cártel. Gustavo Gaviria lo veía más como un negocio, no como una plataforma para la guerra con el Estado colombiano.
Con el cerebro del  organización muerto , el cártel y Escobar sólo durarían otros tres años.

Total Page Visits: 25 - Today Page Visits: 1
Etiquetas:
Previous Post

La tregua fallida de Escobar, según el FBI

Next Post

Alonso Salazar habla sobre el mito de Pablo Escobar