Los lujos más absurdos de Pablo Escobar

Pablo Escobar gastaba millones de dólares en estas  cosas. Las dio a conocer su hijo Juan Sebastián Marroquín y pocas personas se dan el lujo de gastar dinero en ellas, muchas de ellas excentricidades.Pablo Emilio Escobar Gaviria fue uno de los hombres con más dinero en el mundo a finales de la década de los 80 y principios de los 90. Al día de su muerte, se decía que su fortuna estaba valuada en 25,000 millones de dólares.

La vida del famoso Pablo Escobar siempre estuvo rodeada de lujos y cosas extravagantes muy difíciles de imaginar, lo cual lo convirtió en una leyenda. A continuación conocerás el lado más extraordinario de este hombre. ¡Mira lo que le regalaba a su familia! ( Ver Video)

Algunas de ellas son conocidas, pero vuelven a la escena tras ser incluidas en el libro que el hijo del capo lanzó sobre su vida y las excentricidades que el mismo Escobar presumió tener en sus épocas de riqueza y gloria.

Sus fiestas ‘locas’:
Según el hijo de Escobar, su padre realizaba fiestas temáticas que eran del gusto de su madre. Entre lo que más recuerda se destacan los disfraces, que eran elaborados por un grupo de sastres y costureros que diseñaban trajes únicos (y propios) para los invitados.

Las cartas de Simón Bolívar:

En su libro, Juan Sebastián también cuenta que, cuando estaba pequeño, el capo le regaló un cofre con algunas de las cartas de amor (originales) que la misma Manuelita Sáenz le escribió a nada más y nada menos que el libertador Simón Bolívar.
Viuda de Pablo Escobar reveló cifra de la ‘vaca’ que hicieron para matarlo (hace 25 años)

Su gran hacienda:
Este es uno de los activos más conocidos de Escobar en Colombia y en el mundo. Sin embargo, algunas excentricidades de la Hacienda Nápoles solo salieron a la luz pública con el libro, por ejemplo, que tenía 3 zoológicos; un parque con réplicas de dinosaurios, pero en escala real; tenía alrededor de 1.700 empleados y 2 helicópteros para movilizar a los invitados y demás.

La hacienda «Nápoles» tenía 2 pistas de aterrizaje para helicópteros, 10 casas, 3 zoológicos con animales exóticos, 1,700 empleados, 27 lagos artificiales, estatuas de dinosaurios de tamaño real, la pista de motocrós más grande de Latinoamérica y una estación de gasolina.

Las obras de sus fiestas de cumpleaños:
Escobar era tan particular y ostentoso, que se daba el lujo de regalar a través de rifas obras de arte de reconocidos artistas de talla internacional a sus invitados. Uno de ellos sería Fernando Botero. En las fiestas familiares rifaba pinturas y esculturas de famosos artistas, además en los cumpleaños de sus hijos las piñatas las rellenaba de fajos de billetes.

Los 50 mil dólares de año nuevo:
En cada fiesta de fin de año, según cuenta su hijo, el capo importaba ese monto en contenedores de pólvora y fuegos artificiales. En esa celebración estaba su familia, algunos amigos y sus empleados.

Las flores de su edificio Mónaco:
Escobar se daba el lujo de mandar todos los días un avión privado a Bogotá para transportar, única y exclusivamente, flores que decoraran el ‘penthouse’ que tenía en su edificio Mónaco, en Medellín.

A finales del año pasado, el sitio web mexicano Economía Hoy también se puso en la tarea de indagar los datos que explicaban la exagerada fortuna que tenía líder del Cartel de Medellín. Entre las cosas de mayor impacto que recopiló se destaca que recibía 420 millones de dólares cada semana por sus actividades delictivas.

Así mismo, que el 80 % de la cocaína que se consumía en el mundo en 1980 era producida por Escobar y el Cartel de Medellín.

Si él o alguno de sus socios o familiares tenían antojo de comida en especial, aunque el lugar no estuviera en la ciudad, viajaban en avión o en helicóptero para comer y regresaban a casa.

Victoria Eugenia Henao Vallejo ‘Tata’, la esposa de Escobar, mandaba a diseñar el uniforme de sus empleadas domésticas, además las tenía en cursos de maquillaje y peluquería para que la arreglaran diariamente. A La  ‘Tata’ le encantaba organizar fiestas temáticas, por eso mandaba sastres y modistas a la casa de sus invitados para que les confeccionara sus disfraces.

Escobar era el propietario del edificio ‘Mónaco’ que estaba en Medellín, donde tenía un penthouse de 1,700 metros cuadrados, el cual estaba decorado por flores que eran de Bogotá y las llevaban diariamente en su avión privado.

En la celebración de Año Nuevo compraba enormes contenedores de pólvora, los cuáles valían 50 mil dólares cada uno.

 

Originalmente publicado enjunio 1, 2020 @ 6:34 pm

Total Page Visits: 210 - Today Page Visits: 1
Etiquetas:
Previous Post

El fantasma de Pablo

Next Post
Familia de Pablo Escobar Gustavo de Jesús Gaviria Historia de otros narcos Varios Videos

La muerte de Gustavo de Jesús Gaviria segundo hombre del cartel de Medellin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.