La historia ‘paramilitar’ que rodea la hacienda El Japón

15 Mar 2012 – 11:29pm
Ubicada en La Dorada, Caldas, la hacienda El Japón ha sido un tema que ha causado revuelo en la opinión pública desde hace muchos años, entre otros, por los distintos administradores que ha tenido, incluidos políticos y familiares de paramilitares.
 La hacienda El Japón era considerada una de las mejores incautaciones que tenía en su poder la Dirección Nacional de Estupefacientes, después de que esta fuera propiedad del desaparecido narcotraficante Jairo Correa Alzate.

El predio, que pasó a manos de la DNE, fue entregado tiempo después al Ministerio de Agricultura para que lo repartiera a través del Incoder y se lograra desarrollar proyectos productivos en esa zona.

Finalmente, los terrenos de El Japón se adjudicaron a personas que tenían nexos con políticos y paramilitares.

Con información de distintos medios, EL NUEVO DÍA trae a colación la hacienda El Japón, ahora que los representantes de las víctimas de Mariquita, aseguran que sus seres queridos fueron brutalmente asesinados y descuartizados en esa zona del Magdalena Medio.

El proceso de ‘El Japón’

Desde 1998, época en la que fue incautada la hacienda, estos terrenos han ido de mano en mano.

Primero, era propiedad del desaparecido jefe del narcotráfico de los años 80, Jairo Correa Alzate, luego pasó a manos del DNA que en conjunto con el Ministerio de Agricultura e Incoder empezaron el proceso de adjudicación de terrenos.

En este punto entra César Arturo Alzate Correa, quien es el primo del capo desaparecido, a este se le sindicó de administrar la Hacienda El Japón a pesar de la extinción de dominio.

Alzate Correa fue además alcalde de La Dorada entre 2001 y 2003, y  recibió el consentimiento de Ramón Isaza por su desempeño como alcalde.

En una manifestación pública, cuya grabación reveló El Espectador, el exjefe paramilitar Isaza, dijo que “César Alzate fue el único que me acató la orden al principio”.

Como si fuera poco, a esta situación se sumó otra anormalidad. En el tiempo en que los predios de la hacienda eran administrados por la DNE,  se conoció que allí hubo bases de entrenamiento y reclutamiento paramilitar donde asesinaron y enterraron en fosas comunes a habitantes de la región.

El mismo Ramón Isaza, líder de las Acmm, aceptó que en la Hacienda El Japón existía una base paramilitar del Frente Omar Isaza, FOI – del que ‘El Gurre’ era comandante político -.

Se creía que estos paramilitares entrenados en la finca tenían como destino Honduras.

Investigaciones

De acuerdo con un artículo publicado por Verdadabierta.com en el 2009, dice textualmente: “las tierras fueron finalmente adjudicadas a ganaderos detrás de los cuales se escondían paramilitares y familiares de Jairo Correa Alzate, el antiguo propietario de la finca. (Algunas víctimas) ‘No se explicaban como tierras incautadas por el Estado al narcotráfico pudieran volver de carambola a los paramilitares’”.

Por ello, El Japón fue mencionado en las investigaciones de la Corte Suprema por la supuesta entrega de propiedades a fichas de políticos.

La DNE cometió una serie de anomalías en el manejo de las casas, carros, edificios, barcos, fincas, aviones y demás que fueron incautados a narcotraficantes. Al parecer, parte de estos bienes habrían retornado a manos de sus dueños utilizando a terceras personas.

Nuevo escándalo

En mayo de 2011, un nuevo escándalo estalló. La Dirección Nacional de Estupefacientes fue intervenida por la Contraloría para investigar las anomalías en la venta de algunos bienes incautados y dejados a disposición de esta entidad, entre ellos, la hacienda El Japón.

Después de varios meses de investigaciones, la Contraloría General consideró que el Estado habría perdido al menos cinco mil millones de pesos. Esto porque el predio que tiene cerca de 500 hectáreas ganaderas, le reportó a la DNE tan solo 20 millones de pesos al año, cuando el potencial de ingresos superaba los mil millones.

Esta intervención fue anunciada por el ministro del Interior en ese entonces, Germán Vargas Lleras, quien informó que algunos de los actos de corrupción descubiertos en la DNE fueron la adulteración de las cifras del valor real de los bienes que iba a subastar la entidad, la falsificación de documentos para permitirles a los delincuentes o testaferros conservar sus bienes e incluso la desaparición de algunos activos.

Víctimas

En las recientes versiones libres, los representantes de las víctimas han relatado como sus familiares fueron asesinos en la finca El Japón.

A Rosa Torres, por ejemplo, el conflicto armado se le ha llevado más de un ser querido.

En 1990 su hija de 13 años desapareció. Hasta el momento, no sabe si está viva o falleció, pero ella dice que el instinto de madre le hace creer que está muerta. En el 2000, el hijo de esta misma señora apareció muerto en Cúcuta, luego de que unos hombres lo sacaran de Mariquita.

Un cuñado y un yerno fueron brutalmente asesinados. En el 2004, Jorge Gallego y Héctor Gallego se encontraban trabajando en la finca El Japón cuando unos hombres le pidieron que alistaran un ganado.

Según contó Torres, a sus dos parientes los descuartizaron y luego los echaron como comida para los cocodrilos.

Dato
Según  Walter Ochoa Guisao alias ‘El Gurre’, en la época de 1996 en adelante, habían incursionado en los municipios de La Dorada-Caldas-, Honda, Mariquita y parte de Fresno, algunos frentes de las Autodefensas del Magdalena Medio.

Publicada por
EL NUEVO DÍA

Originalmente publicado enSeptember 10, 2017 @ 5:36 pm

Total Page Visits: 24 - Today Page Visits: 1