Biografia de Gustavo de Jesús Gaviria

Gustavo de Jesús Gaviria Rivero (Pereira; 25 de diciembre de 1946-Medellín; 12 de agosto de 1990) fue un narcotraficante colombiano, primo hermano de Pablo Escobar y jefe financiero del Cartel de Medellín .


Encargado de la exportación de cocaína, era la mano derecha de Pablo Escobar. Acompañó su carrera delictiva desde principios de la década de los setenta. Dueño de una fortuna comparable a la de su primo, no era tan conocido en los círculos de la delincuencia al manejar un perfil más bien bajo, teniendo también un gran aparato militar a su servicio.

Pasó a ser el segundo hombre del ente narcoterrorista tras la muerte de Gonzalo Rodríguez Gacha. Cayó abatido en Medellín durante un operativo, al enfrentarse a tiros con la policía el 12 de agosto de 1990.1​ En el momento de su muerte, se hallaba sin escolta y en compañía de su familia.

Carrera criminal
Gustavo le presentó a Pablo Cucaracha, dando así el primer paso para comenzar el tráfico de drogas de Escobar. Gustavo fue puesto a cargo de todos los deberes financieros y logísticos, y contrató a Lion para contrabandear cocaína a los Estados Unidos (Descenso).

Gaviria se opuso a las aspiraciones políticas de Escobar durante la década de 1980, diciendo que nunca podría convertirse en político, y estaba aún más enojado cuando Escobar sancionó los asesinatos de políticos como Rodrigo Lara y Luis Carlos Galan en 1984 y 1989, respectivamente.

Gustavo vio estas acciones como reacciones inmaduras ante el hecho de que Lara, un político incorruptible que vio a través de la fachada de Escobar ser un paisa Robin Hood, obligó a Escobar a renunciar a la Cámara de Representantes.

Gaviria, sin embargo, seguiría siendo el asesor más confiable de su primo, incluso mientras Gaviria mintió acerca de tener una relación sexual con Marina Ochoa, la hermana de los poderosos hermanos Ochoa. Finalmente, los Hermanos Ochoa, trabajando con Helmer Herrera del Cartel de Cali, decidieron delatar a Gaviria con el general Augusto Jaramillo de Search Bloc para detener su relación con su hermana y debilitar a Escobar.

El 12 de agosto de 1990, el Bloque de Búsqueda lo siguió mientras se dirigía al Motel Leonera en Medellín para una cita con Marina. Gaviria fue rodeado por policías y obligado a subir a uno de sus camiones, y lo llevaron a un estacionamiento, donde lo ataron a una silla. Se negó a decirle al coronel Horacio Carrillo la ubicación de su primo, por lo que Carrillo le presentó a varios familiares de las víctimas del terrorismo de su primo.

Conoció al hermano de una niña de 17 años que murió en un bombardeo de una librería de Bogotá que coordinó Gaviria y un hombre que era hijo y hermano de policías que mató a Escobar. Los dos lo golpearon severamente, pero se negó a insultar a su primo, diciéndoles que ellos, sus familias y sus esposas iban a morir, y él se rió y gritó maníacamente. Gaviria no sobrevivió a las palizas. Carrillo, para evitar ser arrestado por un asesinato extrajudicial, disparó varias veces al cadáver de Gaviria y su muerte fue reportada como tiroteo.

Su cuerpo fue arrojado al vecindario de Sabaneta, y la policía afirmó que había disparado primero antes de ser «abatido a tiros». Gaviria fue enterrado en las colinas de Medellín, donde había jugado con Escobar cuando tenían diez años. Escobar no pudo asistir al funeral debido a razones de seguridad, por lo que hizo que La Quica sostuviera una radio junto al sacerdote católico mientras pronunciaba el sermón del funeral, mientras Escobar escuchaba el sermón desde una radio.

La muerte de Gaviria marcó el declive gradual del Cartel de Medellín. En algún momento, mientras Escobar (que estaba de incógnito) visita un parque y se sienta en un banco del parque, aparece una alucinación de Gaviria, y se sienta al lado de Escobar y enciende un cigarrillo. Los dos conversan y intercambian algunos golpes alegres. Cuando Escobar dijo que todo había disminuido desde que murió, Gaviria en broma le pregunta si lo extrañaba, Escobar responde que sí. Después de un breve momento de silencio, Gaviria arroja el cigarrillo y se aleja del banco, dejando a Escobar en sus pensamientos.
Personalidad

La lealtad de Gustavo a Pablo fue inquebrantable hasta el final. Usó su mente innovadora para ayudar a su primo a transportar cocaína; Estas innovaciones incluyeron el uso de camiones de productos para ocultar la cocaína y la eliminación de los asientos en el avión de Carlos Lehder para aumentar la capacidad de carga.
También mostró una genuina preocupación por los hombres que trabajaban para él.

La muerte de Gustavo Gaviria afectó profundamente al narcotraficante, Pablo Emilio Escobar Gaviria, dada la profunda relación personal y de negocios que mantenían ambos primos.

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Escobar no asistió al funeral pero estuvo escuchando la misa a través de un radio de comunicación que un ayudante suyo tenía pegado al cura que oficiaba la misa.

Debido a que la muerte de Gustavo Gaviria fue cinco días después de que tomara posesión el presidente César Gaviria, en ese momento los medios de comunicación y el país en general creyeron que el presidente había empezado su gobierno con una ofensiva frontal contra el narcoterrorismo.

La muerte de Gustavo Gaviria desencadenó una contraofensiva por parte de Pablo Escobar que desestabilizó inicialmente al gobierno del Presidente César Gaviria.

Originalmente publicado enOctober 3, 2017 @ 5:49 pm

Total Page Visits: 141 - Today Page Visits: 3
Etiquetas: , ,
Previous Post

La historia de Gonzalo Rodríguez Gacha, el narcotraficante más poderoso del mundo

Next Post

Cómo Hugo Aguilar cambió su pistola por la de Pablo Escobar